VIAJE EN BICI POR LA COSTA DAURADA EN TARRAGONA

pineda escultura de mariscal

Por tercer año nos hemos embarcado en un viaje en bici de dos dias en el mes de octubre. Es una época genial para recorrer con bicicleta la costa Mediterranea. Esta vez hemos querido retomar un poco donde lo dejamos la otra vez ( de Tortosa hasta Benicasim). Se trataba de seguir los pasos de la (futura) eurovelo 8 en la provincia de Tarragona, desde l´Aldea a Tarragona ciudad, por la costa daurada.

La salida desde l´Aldea era porque tiene la estación más próxima a Amposta donde dormimos la otra vez y la más al sur de Cataluña donde llegan los cercanías. Continuar más allá de Tarragona ciudad quedaba un poco en el aire, puesto que había que rodar por la nacional 340 para llegar a Altafulla o Torredembarra. Si hay que ir por la nacional 340 se va….pero hacerlo por rodar….es tontería. La costa de Castellon y Tarragona, está rasgada por tres lineas: la vía del tren, la nacional 340 y la autopista AP7. Además algunas zonas están urbanisticamente saturadas. Encontrar un camino tranquilo para el cicloturismo o una futura eurovelo 8 no es fácil y en algunos puntos solo queda la opción de rodar por la nacional 340. También es verdad que al existir paralela una autovia gratuita desde la nuclear de Vandellós hasta Altafulla la nacional 340 apenas lleva tráfico en ese tramo.

arroceria baix ebre arrozales de delta del ebro canal nou de camarles escultura papa adria en ampolla puerto de ametlla de mar en tarragona
arrozal delta de ebro chalet en ametlla a la orilla del mar camino-rural-ampolla-03 cala-en-ametlla-04 perdidos-en-cala-ametlla-05

Este viaje también suponía (al fin), el estreno de las alforjas Aqua Back plus y la bolsa de manillar. Lo compré todo este verano en una rabiosa oferta, y no habia tenido ocasión de probarlas un poco, y ganas habían. Ahora que mi hijo va camino de convertirse en un hombretón va perdiendo sentido el viajar con remolque. El futuro inmediato pasa por repartir el equipaje: el con menos con las incombustibles alforjas del Lidl, y yo más cargado con las Vaude. Mi experiencia con las Aqua Back Plus ha sido positiva pero creo que merece una entrada. Ahora el siguiente paso es probar a llevar todo lo que llevábamos antes con el remolque, repartido en las alforjas de las dos bicis.



Como no está el tema para gastos comenzamos la aventura el sábado muy de mañana para ir desde Castellón a la estación Adif de l´Aldea donde aparcamos. Lo suyo hubiese sido llegar en tren pero solo hay tres servicios al día lo que complicaba la logística. Pese a la novedad de las alforjas Vaude pronto estábamos en marcha con un día nublado y tristón. Siempre es un placer pedalear por el Delta del Ebro con lo que no importaba el color gris. Para llegar hasta l´Ampolla fuimos por el canal nou de Camarles, o mejor dicho el camino de tierra que va pegado.

castillo sant jordi alfama playa sant jordi en ametlla central nuclear de vandellos n-340 hospitalet del infant cala de cristal
como es el carril bici cambrils pueblo de cambrils puerto de cambrils carril bici de cambrils torre del castellet

Nada más tocar el mar Mediterraneo buscamos un sitio en su orilla donde almorzar. Desde alli ya le contaba a mi hijo que nuestra próxima excursión en kayak seria por la bahia del fangar que teníamos delante. Es de lo poquito que me falta por navegar en la costa daurada. Y es que la gracia de este viaje ha estado en conocer despacito, pedaleando, la costa que ya conociamos en kayak. Saliendo de l´Ampolla ya nos pegamos a la via del tren que para bien y para mal iba a ser nuestra compañera. Todo iba por caminos rurales con ciertos sube y bajas formados por rieras (pequeños barrancos) hasta que nos salimos del track que llevábamos. Orientado por una idea de la ruta en mi cabeza, y una senda paralela a la via que desaparecia en un barranco, nos metimos en una ratonera. Atrapados entre el mar, y la vía del tren solo quedaba avanzar por el GR-92, que ya es jodido para hacer a pie. Con las bicis pareciamos como dos astronautas en los Sanfermines. O al menos con esa cara nos miraron los senderistas, “seguro que vais bien ?”. Esta fue la chispa para que mi hijo me soltase sin parar (justos y amargos) reproches. Al menos hicimos reir a los que iban caminando: dos a malas en apuros. Por suerte nos tuvimos que poner a buenas porque en varios puntos teníamos que subir y bajar las bicis en equipo.

Por fin llegamos a la cala del estany podrit donde tomamos un camino que nos llevó a Ametlla de mar. Allí en un mirador frente al puerto y el mar, hicimos picnic. Con la barriga llena, todo tenia otro color. Saliendo de Ametlla hay una zona de urbanizaciones a la orilla del mar que se llama Calafat, con lo que era facil y tranquilo circular. Hicimos la visita obligada al castillo de Sant Jordi, un sitio que ya conocía desde el mar. Terminada la zona de Calafat tocaba circular por la temida nacional 340. Por suerte era poco tramo el chungo, puesto que unos metros más adelante la gente se desviaba por la autovia. Asi que con toda la tranquilidad del mundo llegamos a nuestro camping Cala d´oques en l´Hospitalet del Infant. Pensaba que mi hijo y yo habiamos hecho las paces hasta que me llevé una nueva reprimenda. Y es que no habia elegido el camping de enfrente que era naturista.

nacional 340 con bicicleta playa de salou la pineda escultura de javier mariscal centro historico tarragona carril bici en salou
paseo de la pineda en tarragona anfiteatro romano de tarragona momumento castellers tarragona rambla nova panoramica tarragona platja miracle bici con alforjas vaude

El domingo comenzó raro, puesto que era de esos domingos que cambian la hora y que te llevan con el paso cambiado. Yo estaba con agujetas del día anterior, puesto que el corto tramo por el GR-92 había empleado todos mis músculos, menos el de hacer pipi. Pero aun así había que ponerse en marcha. El tramo inicial no tenia complicación. Todo era playa hasta llegar a Miami Platja. Esta zona no la conocía, y tiene unas calas chulisimas, la pena es que se las cargaron el día que construyeron a lo salvaje. Viendo el aspecto fantasmal de los apartamentos en otoño da para reflexionar. Valió la pena cargarse el entorno para unas viviendas que solo se usan unas semanas al año ?

Al final de Miami Platja tocaba un buen trozo de n-340 hasta Cambrils. Por suerte el arcén era ancho y lo gordo del tráfico iba por la autovía. Cambrils tiene un carril bici que va por toda la costa con lo que no teníamos miedo de los coches. Ahora lo que había que vigilar eran domingueros, patinadores y manteros, porque lo que se dice ancho, el carril no es. Mas adelante vino Salou, que es como un mini-Benidorm. Para postres en el paseo estaba todo el tinglado del rally costa daurada. El barullo era cosa importante y algún trozo lo hicimos a pie. Solo al final de la bahía, llegando al cap de Salou, recobramos algo de tranquilidad.

El enlace con Vila-seca fue mas seguro de lo que pensaba. Allí ya se presentaba la panorámica de la ciudad de Tarragona y su puerto. Solo faltaba superar toda la zona industrial del sur de la ciudad. Una vez más metí la pata y me fié de un track que nos llevó por carreteras chungas para rodar en bici. La alternativa buena era por el carril bici de la n-340. Con esta entrada “triunfal” en Tarragona no quedaron muchas ganas de continuar más. Dimos una vuelta por la ciudad mientras hacíamos tiempo hasta tomar el tren de vuelta a l´Aldea.

Me quedo con que cada vez nos hacemos más sufridores y superamos lo que nos echen. Intentaremos llegar alguna vez en bici a Barcelona desde Tarragona ?? Ahí queda el desafío.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies