TRANSPORTE PERRO

Transportar a tu perro o mascota es una actividad genial, divertida y saludable. Además de que vais a ganar en forma y salud, ambos vais a mejorar vuestra relación. Por desgracia compaginar bicicleta con perro o gato no es tan fácil como pueda parecer. Hay algunos condicionantes que debes conocer antes de pasear con tu perro.

Puede que el más importante sea el aspecto legal. No está regulado en el código de circulación, o las ordenanzas municipales como llevar un perro. Eso abre la puerta a posibles multas y que debas adquirir accesorios para transportar tu perro en la bici.

El accesorio más seguro es una cesta de bicicleta. Si la cesta es delantera podremos poner unos 7-8 kg peso sin poner en compromiso la estabilidad ni comportamiento de la bici. Mi consejo es que la instales con un soporte firme que evite movimientos indeseados al transportar tu perro. Hay modelos de cesta que van con un sistema universal, que se adaptan a todo aunque son un poco rollo cada vez que quitas y pones la cesta. Una variante son las cestas traseras para perro. Para colocar esta cesta vas a tener que instalar un transportin a tu bici, lo que es más dinero y un cambio importante en tu bicicleta. Sin embargo vas a poder llevar perros de hasta unos 12 kg sin problemas. Mi consejo es que esta cesta tenga un sistema de anclaje fiable, seguro y fácil de quitar y poner. Muchas de estas cestas tienen una cubierta por si el perro es nervioso, y existe el peligro que salte en un bache o un arrebato.

Estas cestas de transporte de perros las hacen en varios materiales, como plástico, mimbre, metal y algunas de madera. Ten en cuenta que sean fáciles de limpiar, especialmente si tu perro suelta pelo, o se ensucia de barro. En todo caso busca colocarle un cojín para que absorba los baches del camino, y que tenga más calor. De paso el olor le resultará más familiar. Termino diciendo que con la cesta seguro que no tienes problemas legales al transportar tu perro.

Otro accesorio muy usado para transportar perros en bici es un carro. Hay remolques para perros pequeños, y remolques para perros grandes. Con un carro al igual que con una cesta, el perro no hace ejercicio, o lo usas cuando se canse. Por el contrario un carro de perros es muy aparatoso. Para guardar, meter en un ascensor, bajar escaleras o circular. Además tienen limitaciones legales, aunque va a ser raro que te multen en la práctica. Lo que debes tener claro es que debe ser un remolque para perros, que no lleva asientos, y que permite abrir el frontal y el techo. Eso es importante para que se puedan recostar o ir sentados. Lo otro es importante para que el perro se pueda ventilar bien y no tenga problemas de calor. Estos carros para llevar perros llevan dos ruedas, y sujetos al eje con lo que resultan muy estables. El problema es que ofrecen algo de resistencia, especialmente con viento, y hay que estar fuertes.

Finalmente hay otros accesorios que son barras que alejan por un lado al perro sujetando su correa. De esa forma se evita que el perro tropiece con la bicicleta, ciclista o lo que es peor: con las ruedas en marcha. Las más elaboradas se sujetan en la parte baja para que si el perro pega tirones, no sea fácil que nos desequilibre. Algunas barras llevan un elemento elástico para minimizar estos tirones. Lo malo de transportar el perro así es que no está regulado y nos pueden poner una multa. Además el perro debe ser de tamaño medio o grande, porque los pequeños no serán vistos por los vehículos. Estos sistemas para llevar perros no son muy recomendables para circular por la calzada o vía pública. Además el perro debe estar en muy buena forma. Mi consejo es que tengas unas señales o palabras para que el perro se familiarice cuando se pone en marcha, para o gira. También es muy recomendable llevar al perro con un arnés y no con un collar. De esa forma va a ir más cómodo pero a la vez sujeto.

Algo a evitar siempre, siempre es llevar al perro sujeto con una mano mientras la llevamos en el manillar. Y ni de broma utilizar esa correas extensibles. El perro debe sentir y notar que debe ir a la distancia correcta.

Lo normal es que a tu perro le de miedo ir en bicicleta al principio, con lo que hay que ir poco a poco. Además según la edad, tamaño y carácter del perro nos tendremos que decantar por una forma de transportar bici. En todo caso hay llevar siempre agua, especialmente si hace calor, y vigilar al perro para saber cuando se cansa. La forma de conducir la bici y la velocidad debe ser muy prudente para que el perro se vaya familiarizando con la velocidad y las sensaciones al pedalear. Lo que tienes que tener claro es que normalmente si tú disfrutas en bici, el perro será feliz si tú lo eres y querrá acompañarte.

Los gatos por su carácter no suelen ser muy amigos de ir en bici, y lo más normal es que si los llevamos, por peso y tamaño quepan en una cesta. Mi consejo es que salvo que seas muy bien que tu gato es tranquilo, llévalo sujeto para que no pueda saltar en marcha y lesionarse.

Mostrando 1–15 de 18 resultados