Alforjas de cicloturismo

Mostrando 1–12 de 36 resultados

Las alforjas de cicloturismo son la forma más común de llevar los ciclistas su equipo. Si no estas familiarizado con la jerga, las alforjas son bolsas que se sujetan a los portaequipajes , por lo que deben tener unos enganches a la altura de la exigencia. Para llevarlas las bicicletas deben llevar transportines que van delante o atrás. Estos accesorios van genial pero incrementan el peso de la bici. La mayoría de las alforjas están fabricadas con tela de alta resistencia, pero puedes fabricarlas tú mismo con mochilas o incluso cubos de plástico. Aunque hay que ser mañoso, y el resultado nunca será el mismo.

Según tus necesidades de carga la configuración básica pasa por dos alforjas traseras. Si necesitamos más espacio ya tendremos que añadir dos alforjas en la parte delantera. De esa forma se reparte el peso entre ambas ruedas. Si queremos cargar más todavía podemos recurrir a una bolsa estanca colocada de forma perpendicular y encima de las alforjas.

Si has sido jugador de Tetris sabrás que si lo llevas todo ordenado, te cabe mucho más. Si lo llevas todo de forma caótica, con cualquier alforja vas a hacer corto. Además del orden es importante colocar las cosas siempre en el mismo lugar, por llevar el peso bien repartido, equilibrado, y encontrar de forma razonable las cosas cuando las necesitamos.

Cuando compramos una alforja para cicloturismo debemos valorar varios puntos. El primero es el material de la bolsa. Es interesante que sea de un tejido resistente al agua, y que a la vez sea fácil de limpiar, porque las alforjas cogen mucha suciedad. La estanqueidad garantiza que lo de dentro nos se llenará de polvo. Si las alforjas no son estancas, si o si funda de lluvia, porque ésta se presenta sin avisar ni que la inviten. Una bolsa plástica o de basura, y unas gomas nos pueden sacar del apuro. El material también deber ser de batalla, porque se encuentra muy expuesto a enganchones y roces, especialmente si rodamos por caminos estrechos. Una parte que sufre bastante es la parte inferior, que es la parte que apoya cuando la colocamos en el suelo. Es conveniente que esa zona esté reforzada con plástico duro. Otro aspecto importante es que la parte interna de la bolsa sea rígida. De lo contrario cuando colocamos peso, se deformará de forma dramática. Personalmente es vital. Ya me ha pasado que al llevar la alforja en un maletero, o al guardarla, se ha deformado esa cara y la alforja nunca ha vuelto a ser la misma. Otro punto que importa sea de calidad es el enganche al transportín. Primero porque a lo largo de un viaje vamos a montar y desmontar las alforjas un montón de veces. Segundo porque no hay nada tan desquiciante como unos alforjas que van haciendo todo el rato ruiditos.

Algo también importante es que el color no sea oscuro, porque en verano se convierte en hornos rodantes. También mola que lleve algún bolsillo externo por si necesitamos llevar algo a mano. Los reflectantes son imprescindibles, y si lleva algún lugar para sujetar luces mejor. También deben incorporar asa o cinta para llevar de bandolera. Para de esa forma transportar la alforja desde donde aparcamos la bici hasta el lugar donde dormimos.

Hay alforjas para cicloturismo blandas que se sujetan con velcros. El problema de éstas es que cuando las cargas un poco se desplazan y pueden caer. Aun así para excursiones de un día o si llevamos una silla de niños, es una opción interesante y barata.

Algo que no es una alforja pero que importa es una bolsa de manillar. Sirve para llevar lo importante a mano. De forma instintiva la quitamos, y nos la llevamos detrás. Ya sea para comprar en una tienda, ir al servicio o de fiesta.

Los sistemas de cierre suelen ser por cremallera o por roll top. Las cremalleras, tienen la manía de romperse cuando menos lo esperas. Además me ha pasado que alforjas diseñadas con cremalleras, la boca de la bolsa para a estrecha, y eso es un rollo para meter, sacar y encontrar cosas. El cierre roll top es el más sencillo, y práctico. Solo debes tener cuidado al hacer los giros para que no queden cicatrices por culpa de un doblez mal hecho.

Unas alforjas para cicloturismo son fáciles de comprar. Solo debes mirar entre las marcas de referencia como Ortlieb, Vaude, Thule o Crosso. Estas tienen modelos para viajar muy contrastados y de total garantía. Solo tienes que mirar lo que llevan los viajeros con los que te cruzas. El único problema, es el precio, que se va un poco. Por suerte hay alternativas más baratas, que para un público que no haga viajes intensivos, sirven. De todas formas valora la diferencia de precio, porque a veces el ahorro no vale la pena. Marcas como Rockbros, Redciclyng o Lomo fabrican alforjas muy recomendables, y más baratas.

En todo caso para cicloturismo siempre es mejor llevar alforjas que una mochila en la espalda. Esa alternativa es insufrible a poco que hagas kilómetros. Desde hace unos años se ha puesto de moda el bikepacking. De forma muy bruta es colocar unas bolsas semi rígidas en sillin, cuadro y manillar. Tiene de bueno que no tenemos que tocar muchas cosas de nuestra bici, con lo que ni añadimos peso, y que cualquier bicicleta vale. Como negativo decir que ni cabe tanto equipaje, y que las bolsas son tirando a caras.

En Amazon hay una oferta muy buena de alforjas de cicloturismo. Solo debes tener cuidado con tener claro de que el precios sea de una o dos alforjas. Pero eso sucede con todas las tiendas. Hay veces que los chollos se disfrazan de timo.